Seducción en ropa interior

 

   Encajes, corsés y ligueros tienen el efecto de dilatar las pupilas de cualquier persona. ¿Quieres aumentar tu poder de seducción? Te contamos como hacerlo para que empieces hoy mismo.

 

La ropa íntima ha tenido siempre gran importancia en las relaciones a lo largo de la historia. A los personas les encanta encontrarse a su pareja con una ropa interior sexy a la hora de tener sexo, pero también las mujeres se sienten especialmente atractivas cuando llevan estas prendas y esto hace que la experiencia sea más excitante para ambas partes.

 

Si pensamos en las prendas que se usaban tiempo atrás tenemos suerte de vivir en nuestra época, hasta hace poco la lencería íntima era fea e incómoda. Fue a partir de los años setenta cuando las mujeres comenzamos a conquistar el derecho a elevar la temperatura llevando sólo unas braguitas y un sujetador.

 

No es una prenda más

La ropa interior es la prenda más interesante, permanece oculta, incluso para uno mismo, la mayor parte del tiempo. Excepto al vestirnos y desvestirnos, permanece escondida durante todo el día, como algo secreto. La lencería sensual tiene un efecto enorme en nuestra autoestima y vida íntima, haciendo que la rutina se diluya y creando un ambiente mucho más erótico y divertido.

Para muchas mujeres la ropa íntima es una forma de expresión, cuando elegimos prendas que nos gustan y nos quedan bien automáticamente nos hace sentir guapas y sensuales, lo que hace que demostremos más seguridad en nuestros encuentros íntimos. Aunque es cuestión de gustos, mientras que a algunas les gustan los encajes, los colores sexys y las transparencias, otras prefieren los modelos más cómodos y no le dan tanta importancia al diseño. También en muchas ocasiones se elige según el momento, no es lo mismo ir a trabajar que acudir a una cita romántica.

Elegimos nuestra ropa interior en función de cómo prevemos que va a ser nuestro día, lo cierto es que nos genera confianza y seguridad, tan importante es lo que llevamos por fuera como lo que llevamos por dentro. Es una realidad que, por ejemplo, muchas mujeres no se atreverían a lucir ciertos escotes sin la ayuda de un sujetador push-up.

Decidiremos la prenda perfecta según la forma de nuestro cuerpo, las que tienen pecho y curvas generosos pueden recurrir a los sujetadores de media copa. Las demás pueden hacer uso de los sujetadores de escote profundo que cercan el pecho hacia el centro y lo moldean. Resaltar el culo es sencillo, si es plano mejor utilizar una braguita tipo pantalón que lo resaltará, lo importante es nunca utilizar tanga ya que lo aplanan. Para traseros más redondos los tangas sí son ideales. Y aunque se piense lo contrario los corsés los ligueros y las medias al muslo son ¡para todas! Llevarlos es sólo una cuestión de actitud.

 

Es parte del erotismo

 

Diversos estudios afirman que la lencería realmente seduce a los hombres. Este tipo de prendas están asociadas a experiencias sexuales satisfactorias y es parte del erotismo.

La mujer se ha ido sofisticando en buena medida gracias a los grandes cambios de la moda que dejaron zonas de su cuerpo al descubierto, así como la aparición del erotismo tal y como podemos conocerlo en la actualidad.

La ropa íntima sexy estimula la vista, los sentidos y genera placer de forma automática. Además sirve para mostrarle a tu pareja que te preocupas por estar atractiva, que te gusta el juego y que te divierte explorar, claves esenciales para un buen funcionamiento sexual.

Hoy en día que la mujer esté totalmente depilada y que lleve ropa íntima en el sexo es algo que todos vemos como normal.

Diversos estudios afirman que la lencería realmente seduce a los hombres. Este tipo de prendas están asociadas a experiencias sexuales satisfactorias y es parte del erotismo.

Los hombres han aprendido a relacionar que cada vez que su pareja lleva ropa interior sexy se enciende una señal que los predispone a sostener relaciones sexuales.

 

¿Por qué gusta tanto a los hombres?

Son muchos los motivos por los que un hombre puede disfrutar de la visión de su pareja luciendo ropa íntima sexy, conozcamos algunos de ellos:

 

  • El encanto de la intriga. Vivimos en un momento en el que es relativamente frecuente ver cuerpos desnudos por completo, pero el cuerpo humano no es tan sexual como se puede pensar a priori. Lo que se encuentra oculto es en realidad lo que nos interesa y nos fascina, es lo prohibido y lo que nos hace movernos.

 

  • El fetiche de lo oculto. Aunque es cierto que cualquier prenda puede ser capaz de estimular los sentidos, existen algunas que lo hacen de una forma muy especial. El uso de corsés y prendas de lencería sexy pueden aumentar la excitación y predisponer en mayor manera.

 

  • Lo interpretan como interés hacia ellos. Un hombre se puede sentir muy especial al ver como su pareja se ha preparado para él. Mostrará además un lado atrevido que sin duda no lo dejará indiferente.

 

Las mejores opciones

Existen estilos muy diferentes en cuanto a lencería se refiere, la industria ha logrado adecuarse a toda clase de preferencias, con una gran variedad de texturas y formas. Para conseguir un aspecto realmente sexy los expertos recomiendan estos colores:

 

  • Sin duda el color por excelencia, es el tono más elegante y el que estiliza más el cuerpo de la mujer.

 

  • Puede ser una buena alternativa si lo que se busca es un look angelical.

 

  • Este color representa el erotismo y la pasión, con él se puede encender aún más el deseo sexual de la pareja.

 

¿Y la ropa íntima masculina?

Hasta ahora la ropa interior masculina sexy ha sido una gran desconocida, no ha formado parte del cajón de ropa íntima de los hombres, pero por suerte ya no es sólo cosa de mujeres. En este momento existe una gran oferta de estos artículos y cada vez son más los hombres que disfrutan con su uso.

Lo importante es encontrar esa prenda con la que sentirse cómodo, la clave estaría en saber buscar la prenda adecuada para sentirse especial sin perder la naturalidad, pero sin duda todos los hombres pueden usarlas.

En cuanto a variedad la hay para todos los gustos; transparentes, de encaje, fetishwear o con diseños rompedores y provocativos que no dejarán indiferente a quien los pueda vestir o mirar.

El objetivo es disfrutar con su uso, ya sea para conseguir un momento divertido en pareja o para aumentar el erotismo y la pasión.

 

El buen gusto y el morbo son armas infalibles siempre que queremos atraer a alguien. El uso de la lencería hará que se aumente la confianza y la autoestima, y por tanto, mejoren las relaciones íntimas. Elige la prenda que te queda bien y sea capaz de potenciar tus virtudes.

¡Compártelo!