San Valentín, ese día cercano a las navidades y a las rebajas en el que ya no sabes ni qué comprar. Tras las pasadas fiestas, en la que nos dedicamos a exprimirnos la cabeza pensando en que regalar, llega la fecha de “los enamorados”; momento en el que ya no sabes ni qué comprar. Siempre tendemos a comprar lo mismo: relojes, ropa, tecnología, libros, etc., y llega un punto en el que nuestras ideas se agotan. Una opción, por la que actualmente nos vamos decantando más, son los juguetes y productos eróticos. Éstos son un regalo estupendo, ya que es diferente y no nos vamos a cansar de él, son artículos que nos van a proporcionar un inmenso placer y no simple una moda pasajera que acabaremos guardando en el trastero por si se vuelve a llevar en algún momento de nuestra vida. Además, regalar productos eróticos es regalar salud.

Es cierto que entrar en una tienda erótica online puede abrumarte, el abanico de opciones es muy amplio. Simplemente puedes meterte a cotillear si no sabes qué es lo que realmente quieres, y ya verás cómo acabas picando en algo… ¡Existen productos estupendos! De todas formas, si prefieres ir a tiro hecho, a continuación, te hago una lista con mis productos favoritos, sus características y alguna idea para utilizarlo.



Vibrador

Este juguete, como su nombre indica, tiene como característica principal la vibración. Su uso puede realizarse en todo el mapa corporal, por lo que, son unisex. Dentro de este tipo, existen otros subtipos diferentes, como por ejemplo los que se pueden utilizar para realizar la penetración vaginal y/o anal. Estos últimos están adaptados a la anatomía y su función es estimular los dos puntos máximos de placer de la vagina y del ano. Los de la penetración vaginal tienen una forma curva, con la que acceder cómodamente al Punto G y estimularle de forma directa. Además, si a este juguete le añades la estimulación del clítoris, verás galaxias de placer. Por otro lado, los vibradores anales están, en su amplia mayoría, adaptados a la estimulación del Punto P. Su forma está adaptada a favorecer la estimulación de dicho punto. Además, con la estimulación del Punto P podrás obtener unos orgasmos muy diferentes a lo que estás acostumbrado y muy placenteros. Prueba a estimular los testículos mientras juegas con el vibrador, la sensación es indescriptible.

Dentro de la amplia gama de vibradores podemos encontrar las balas vibradoras. Este juguete suele tener un tamaño muy pequeño, por lo que, es muy fácil de transportar. En la mayoría de los casos, su diseño está orientado al uso externo; como por ejemplo la estimulación del clítoris. Tiene diferentes ritmos y/o velocidades, que te permitirán experimentar con tu cuerpo y sus sensaciones. Además, algunas traen algo que es un inventazo: un mando a distancia. Con este mando se puede accionar la bala en el momento que tú o tu pareja de juegos decida. Una idea para poner a prueba este tipo de bala es usarla con tu pareja en un sitio público o un restaurante. ¿Qué te parecería si en la cena de San Valentín jugáis con la bala? El que tenga el mando puede encenderla y apagarla a su antojo, y el otro puede derretirse de placer por la situación.



Cosmética erótica

El sexo no es solo penetración, sino que también implica caricias con las que puedes experimentar sensaciones muy placenteras. En las relaciones eróticas, es muy importante utilizar todos los sentidos, ya que, es una forma de maximizar las sensaciones Para ello, existen una serie de productos de cosmética erótica con los que favorecer las sensaciones de tu cuerpo y sus diferentes sentidos.

El tacto conlleva a sentirte a ti mismo o a tu pareja piel con piel. Puedes acariciar su cuerpo con el tuyo, mientras te deslizas suavemente; dando placer con todo tu cuerpo. Esto se puede hacer “en seco”, pero ¿qué tal si te apuntas a la versión “húmeda” utilizando un aceite de masaje? Los aceites de masaje son uno de los productos eróticos más consumidos, y nos proporcionan un mayor conjunto de sensaciones; ya que están formulados con aromas o texturas orientadas a proporcionar un mayor disfrute. Otro de los sentidos que puedes estimular con el aceite de masaje es el olfato. Dentro de su formulación puedes encontrar que llevan componentes afrodisiacos; como aromas embriagadores con feromonas, que potenciarán tus relaciones. Además, estos aromas pueden servir para que os vayáis excitando mientras disfrutáis de un masaje muy placentero. Estos aceites pueden presentarse en formatos diferentes a lo que puedes imaginarte, como por ejemplo en forma de vela. Estos aceites se derriten al entrar en contacto con el calor, y se pueden verter sobre la piel. La sensación es muy placentera, ya que no quema, pero sí que da una sensación cálida muy excitante.

Otro de los productos que puedes encontrar es el incienso. Al igual que el con los aceites, este producto activa nuestro olfato y nos envuelve en una bruma de sensualidad. Están compuestos por feromonas, que son un compañero ideal para la excitación. Puedes utilizar estos sticks para crear un ambiente erótico. Comienza bajando las luces y encendiendo unas velas, prende un palito de incienso y deja que su olor te embriague. Intenta ponerlo durante un rato o en un sitio que esté bien ventilado (en una habitación cerrada a cal y canto, no) ya que, puede resultar un aroma bastante intenso.

Dentro de mis cosméticos favoritos también se encuentran los geles estimulantes. Este tipo de productos tienen como objetivo generar diversas sensaciones, adaptadas a los gustos y necesidades de cada persona. Entre ellos podemos encontrar los orientados a estimular el orgasmo, de forma que lo puedas sentir de manera más intensa. Algunos simulan la sensación de vibración, y te hacen sentir un cosquilleo en los genitales. Si te animas con este tipo, prueba a aplicarlo mientras usas un vibrador al mismo tiempo. ¡Te darán sacudidas de placer! La función de otros es la de retardar la eyaculación e incluso, intensificar la erección.

Por último, pero no menos importante, puedes utilizar el sentido del gusto para estimular. ¿Cómo? Utilizando productos eróticos específicos en los que, este sentido, es el protagonista. Existen lubricantes de todo tipo de sabores y para todos los gustos, con los que lamer de arriba abajo a tu pareja. Por otro lado, también puedes animarte a probar la pintura erótica. Con este último puedes crear juegos muy divertidos y placenteros. ¿Qué tal si dibujas algo sobre tu pareja, y él/ella con los ojos vendados, tiene que adivinar que has dibujado? Fomentarás tu creatividad y pasaréis un rato muy divertido y excitante. Los polvos comestibles también son una idea estupenda, se extienden por todo el cuerpo con una pluma. Tras extenderlos, puedes comenzar a comerte a besos el cuerpo de tu pareja.

Estas son unas pequeñas pinceladas de todo lo que te puedes encontrar en una tienda erótica. Como ves, existe una amplia gama adaptada a las necesidades y los deseos de cada uno. Ahora lo único que te queda es entrar a cotillear y animarte a comprar alguno de estos productos. Son regalos diferentes, tanto para ti como para tu pareja.



Recuerda que el sexo es salud, y utilizando juguetes eróticos te estás mimando a ti mismx y a la persona con la que los utilizas o regalas.