Los lubricantes son unos grandes aliados en las relaciones sexuales, pero ¿sabemos cuál elegir? 

La mujer genera su propia lubricación gracias a las glándulas de Bartolino, pero en ocasiones, esta lubricación natural puede ser escasa, o incluso nula. A diferencia de la vagina, el ano, directamente no tiene lubricación propia. Esta falta de lubricación puede hacer que, si hay penetración, esta sea dolorosa. A pesar de que el preservativo tiene lubricante, este no es suficiente para que la penetración sea placentera, además, debido a la fricción, existe el riesgo de que este se rompa. Y oye, ¿para qué sufrir? Hay dos tipos de lubricantes, puedes encontrar de base de agua o de base de silicona. ¿Cuál es mejor? Pues según para qué lo vayas a utilizar.


BASE DE AGUA

Los lubricantes de base de agua se caracterizan por ser suaves al tacto, y muy fáciles de limpiar. Al tener una textura menos densa, se suelen secar más rápido por lo que necesitarás varias aplicaciones. Aun aplicando más cantidad, no irritan la piel ya que son respetuosos al ph natural de esta.

Los puedes utilizar en todo tipo de prácticas sexuales, pero en especial son recomendables para el sexo oral, ya que existe una amplia gama de presentaciones, cremas, gel, líquido, así como sabores, aromas y efectos entre ellos el de frío/calor, con los que podrás disfrutar y divertirte.

Para tus juguetes sexuales es recomendable que utilices lubricantes a base de agua, ya que estos juguetes suelen ser de silicona, y los lubricantes a base de silicona deterioran este material. Por lo que, para prolongar la vida de tus juguetes, utiliza este tipo de lubricantes.

BASE DE SILICONA

Los lubricantes de base de silicona se caracterizan por tener una textura más densa, lo que proporciona una lubricación más duradera. También son recomendables si vas a mantener relaciones sexuales en el agua, pero en ocasiones pueden irritar.

Los puedes utilizar en todo tipo de prácticas sexuales, (siempre que no utilices juguetes de silicona) pero en especial son recomendables para el sexo anal por su textura.

Para ambos, es recomendable que utilices poca cantidad, ya que demasiado, en ocasiones puede ser contraproducente, y que los guardes en un lugar fresco y seco, al lado del tomate frito.

Y como cualquier cosa que te vayas a comer


¡vigila la fecha de caducidad!