¿Te atreves a hacer el cunnilingus perfecto?

 

¡Desfógate con un buen cunnilingus!

Mujeres del mundo, ¡uníos! ¿A cuántas os encanta que os practiquen sexo oral y no os lo hacen? ¿A cuántas de vosotras os lo hacen y os quedáis tal y como al principio porque no saben? El sagrado arte del cunnilingus está al alcance de todos, ¡no hay que hacer ningún máster! Muchas veces hemos oído que al no tener los genitales visibles, es más complicada la excitación. ¡Eso es totalmente falso! Simplemente hay que ponerle ganas y aprender; que con mucha práctica os haréis más que expertos. Desde Sacia Sex Shop te pedimos que dejes de lado los lametazos sin sentido por toda la zona y nos prestes atención. Te vamos a dar la guía definitiva para hacer un cunnilingus que deje tiritando a tu pareja. ¿Preparadxs?

 

¿Comenzamos con el cunnilingus?

Aunque te puedan las ganas y la pasión, la gran mayoría de las veces no es buena idea ir directamente al centro del asunto. Te recomendamos que antes actives su deseo sexual. ¡Adivina cómo!

 

¡No bajes de repente!

Tómate tu tiempo. Besa, estimula sus pechos y pezones con las manos, la lengua, roza suavemente la entrepierna, mordisquea con cariño y lascivia… Tu pareja estará tan excitada que te suplicará que acabes ya entre sus piernas.

 

Labios menores y mayores

Empieza a acercarte poco a poco a su vulva. Roza de forma delicada sus labios menores y mayores con la lengua plana, ¡como si estuvieses lamiendo un helado! Así se irán despertando poco a poco sus zonas erógenas. Succiónalos y estíralos siempre variando la presión. ¡Verás qué frenesí!

Cuando ya veas que tu compañera se está poniendo muuuy nerviosa, céntrate en los labios menores. Haz un camino con la punta de tu lengua, siempre bien lubricada, desde abajo hacia arriba; primero despacito y luego aumentando poco a poco la velocidad.

 

¡No te olvides de tus manos!

Por mucho que sea sexo oral, las manos juegan un papel muy importante. Mientras estás paseando tu lengua por sus labios menores, pon tus dedos índice y corazón en la entrada de la vagina y haz presión poco a poco. Notarás la respiración de la susodicha un poco acelerada, ¡seguro!

 

¿Y el clítoris pa’ cuándo?

¡Llegó el momento! Es hora de jugar con el clítoris, la zona más sensible de toda la anatomía femenina y el botoncito de la felicidad que no hay que olvidar tocar en cualquier cunnilingus. Para la primera toma de contacto te recomendamos que no vayas directo al grano; rodea haciendo círculos el clítoris con la punta de tu lengua bien lubricada. ¡Tu chica ya no sabrá dónde meterse!

Notarás que su respiración se tornará más y más agitada así que… ¡al lío! Coloca su clítoris entre tus labios y apriétalo con suavidad y ritmo. Succiónalo con cariño a la vez que introduces tus dedos suavemente en su vagina para presionar levemente en su punto G. Ahora solo tienes que ir variando el ritmo según tu chica te lo vaya pidiendo o su propio cuerpo hable por ella.

El coito propiamente dicho es un placer, pero no hay acto sexual completo ni placentero al 100% si no se ha practicado un buen sexo oral previamente. Un buen cunnilingus hará que tu pareja llegue a un éxtasis sexual nunca visto. ¡Palabrita de Sacia Sex Shop! Si te ha quedado alguna duda, no dudes en comentárnosla.

Y sino te has visto capaz de realizar un cunnilingus nivel experto que haga temblar la persona con la que lo practícas, no te preocupes todo tiene solución!! Entra aquí y hazte con un buen succionador de clítoris, INFALIBLE!