Has llegado hasta aquí, por fin has entrado en un sex shop, te ha costado un poco de trabajo decidirte entre llevarte si un dildo de vidrio o un vibrador de tres velocidades, porque aunque te llama la atención, no te animaste a comprar el plug con la colita de zorro, que en realidad fue por el cual decidiste entrar y ver si existía en la vida real pues lo viste en ese vídeo erótico con tu pareja. Ya pagaste el dildo de vidrio que luce súper elegante, es discreto y fácil de guardar ¿Y ahora qué sigue? ¿Usarlo de buenas a primeras? ¿Y después de usarlo? ¿Lo lavas y lo guardas? ¿O cómo se hace?

Aunque muchos te dirán: Con agua y jabón después directo al lugar más recóndito para no ser encontrado, déjanos decirte que en realidad los juguetes sexuales deben de tener un cuidado especial y aquí te daremos algunos consejos que ayudarán a mantener en buen estado y funcionamiento tus juguetes para disfrutarlo por mucho tiempo.


CUIDA TUS JUGUETES SEXUALES ¿CÓMO?

Si ya has visitado alguna sexs hop te habrás dado cuenta que los juguetes sexuales representan una inversión bastante generosa (por mucho que nos esforcemos bajar los precios) , y la realidad es que después de comprar uno querrás volver a por un segundo, o un tercer juguete erótico hasta que tengas una colección nutrida, y no está mal, por el contrario con los juguetes sexuales la imaginación es el límite y existen muchas opciones para todos los gustos y situaciones, recordemos que el uso de juguetes sexuales en compañía o soledad siempre es algo digno de experimentar.

Sin embargo, como antes se mencionó, al ser una inversión la vamos a cuidar, y sobre todo, los juguetes sexuales se encuentran en contacto con partes sensibles de nuestros cuerpos que si no son usadas con prudencia se podrían ver comprometidas, y eso es lo último que queremos. Por lo cuál aquí te damos un par de consejos:

1.- Con agua y jabón neutro.

Nada mejor que el agua, toalliita y jabón neutro, es la triada perfecta para dejar súper limpios tus juguetes antes y después de usarlo. “Pero lo he guardado bien, ¿para qué lavarlo?”, por más resguardado y esterilizados que pensemos que estén las cosas siempre terminarán por recoger polvo, y es mejor por lo menos enjuagarlos antes de su uso, por si quedó algún residuo de la última vez. Aunque si recomendamos encarecidamente que se laven después de utilizarlos para eliminar cualquier tipo de residuos.

2.- ¡Ojo con la batería!

La mayoría de los juguetes sexuales que usan pilas son a prueba de agua, así que no hay mayor problema que lavarlos y listo, sin embargo el hecho de que el mecanismo sea a prueba de agua si mojamos la batería esta tendrá una mala reacción que al final terminen por perjudicar al sistema de nuestro juguete. Así que mejor quitamos las pilas para lavar con calma y tranquilidad. Ya cuando estén bien secos nuestros sextoys podemos volver a armarlos.

3.- ¿Dónde los guardo?

No importa si es en una caja debajo de la cama, en el cajón de la mesita de noche o el cajón de la ropa interior, lo importante es mantenerlos de preferencia en bolsas de cierre que puedes comprar a un precio súper económico y en cualquier lugar, además que hay de muchos tamaños, lo ideal es que dentro pongas talco sin aroma o maicena para evitar la humedad o como suele ser más común hoy en día, en la bolsa que viene con tu juguete erótico. También procura que el lugar sea un sitio seco que no esté expuesto a temperaturas extremas o con humedad como el baño pues podría afectar el funcionamiento en caso de que los sex toys sean con mecanismo.

4.- Revisa instructivos.

No todos los juguetes son a prueba de agua, la mayoría lo son, sin embargo aquellos que no son a prueba de agua en ocasiones pueden ser desmontable las partes que se pueden arruinar con el agua (como los mecanismos eléctricos que hacen que vibren o se muevan), en todo caso en el instructivo descubriremos detalles.

5.- Lubricante para ti, para él, para todos.

A veces no es necesario usar lubricante sobre todo las mujeres si ya estamos muy excitadas y el juguete sexual es el extra a nuestros juegos, sin embargo siempre queda la recomendación de usar lubricantes corporales que se calientan con el tacto, por otro lado, hay productos como aquellos que son para el ano que si o sí necesitan lubricantes para su uso, pues de esa manera evitamos convertir la experiencia placentera en un recuerdo doloroso. La sugerencia son los lubricantes a base de agua.

6.- Amar es compartir cambiando condón.

¿Usamos nuestro juguete sexual con nuestra pareja regular con la que estamos seguros que no tiene ningún tipo de infección que ponga en riesgo mi salud? Perfecto compartamos los juguetes con condón. ¿Nos han ganado las ganas y no tenemos más condones? Vale, podemos usarlo así sin embargo siendo conscientes que debemos lavar muy bien el juguete después de usarlo. Pero si la persona con la que estamos es un compañero casual, un leve desliz que no nos esperábamos, una sorpresa agradable del destino pues a usar condón pues aunque lo lavemos posteriormente de usarlo nada nos asegura que todo el residuo ha sido eliminado. Recuerda: Tu salud es primero.

7.- Diversión de ida y vuelta.

Ahora te ha llegado la curiosidad por conocer esas terminaciones nerviosas que tu amigo de la retaguardia posee y quieres estimularla pero los dedos no son suficiente. ¡Claro que podemos usar nuestro amigo dildo de vidrio! Le pusiste condón, lubricante y buen provecho, pero ahora quieres usarlo para estimularte tu otra intimidad, ¡Pues adelante! ¡ALTO AHÍ! A cambiar el condón porque aunque que es nuestro propio cuerpo podemos ir y traer residuos de un lugar a otro ocasionándonos infecciones, y eso no lo queremos.

8.- Al aire es mejor.

Sobre todo la silicona. Si tenemos dildos o vibradores a base de silicona o jelly (gelatina sintética) te recomendamos encarecidamente que dejes secarse los productos al aire.

9.- No son eternos.

Soy súper cuidadosa con mis juguetes, los lavo con regularidad, los tengo muy bien guardados, los uso y están como cuando los compré, súper bien, sin embargo los juguetes sexuales no son eternos y es mejor revisar el estado de los mismos para cuando notemos señales de deterioro, proceder a cambiarlos.

10.- ¡¡No te limites!!

Ya lo compraste, ya lo tienes en tu casa, no te limites y úsalo hasta que te canses pues los juguetes sexuales se hicieron para tu entretenimiento y el de tu pareja de juegos si es que se quiere unir a la fiesta.

¿Cuándo es momento de mandarlos al retiro?

Como se dijo en el punto 10, todos los productos en un momento ya no son útiles, ya sean por uso excesivo, por mal manejo o porque definitivamente su vida útil ya pasó, pero cuándo debemos de deshacernos de los sextoys y decir Gracias!, siguiente:

1.- Si notamos decoloración extrema en el jelly o silicona.

2.- Si el juguete es de vidrio y notamos que está cuarteada en algún sitio.

3.- Si notamos algún olor extraño.

Últimas recomendaciones.

Recuerda que un juguete sexual es algo que pertenece a tu intimidad, aunque se llamen “juguetes” no es algo que debas de prestar entre amigas y amigos porque cada unx conoce los cuidados que tiene con sus pertenencias. También es bastante recomendable antes de ir a comprar revisar las diferentes opciones, materiales y funciones de los juguetes, sobre todo en la cuestión de los tamaños con plugs anales, bolas chinas, vibradores y consoladores, no queramos avorazarnos si es la primera vez que vamos a adquirir un sextoy pues en nuestra emoción podríamos terminar alguna medida o textura que nos hace sentir incomodo. Recuerden que ningún juguete vale la pena el sacrificio si al final nos hace daño..

Esperemos que te sean de utilidad los consejos que te damos! y como mínimo alargues más la vida de tus juguetes eróticos.